Nuestro objetivo es acompañarlos en el descenso de peso, mediante la reeducación en relación con la alimentación, procurando cambios de hábitos, brindando información, herramientas y técnicas para arribar a un peso saludable y mantenerlo en el tiempo.

GUISO de POLLO BAJAS CALORÍAS







¡¡¡VOLVIÓ EL FRIO !!!!


COMBATILO CON ESTE SABROSO Y NUTRITIVO GUISO...
¡PREVIAMENTE UNA SOPA BIEN CALENTITA!



INGREDIENTES:
4 porciones

600 g de suprema de pollo cortado en cubos
1 cebolla cortadas en rodajas
200 g de cebollines
1 ají rojo cortado en juliana
1 ají verde cortado en juliana
4 cdas. de extracto de tomate
½ lata de tomates perita al natural
1 cda. de pimentón, 1 cdita. de romero, sal con moderación, pimienta
1 taza de caldo light
1 vaso de vino tinto
1 vaso de crema light
2 cditas. de fécula
1 cda. de perejil fresco picado para decorar

Para acompañar:
2 zanahorias grandes o vegetales salteados con rocio vegetal al wok



PREPARACIÓN:

Cubrir el pollo con rocío vegetal y dorarlo en una olla caliente. Retirar y rehogar los ajíes, la cebolla y los cebollines con rocío vegetal. Incorporar nuevamente el pollo, agregar el extracto de tomate, los tomates, el vino y el caldo. Condimentar con sal, romero, el pimentón disuelto en agua fría y pimienta. Continuar la cocción durante 25 minutos.

Aparte, cortar las zanahorias en bastones y hervir.

Incorporar a la preparación de pollo la fécula disuelta en agua fría y revolver hasta que comience a espesar. Servir caliente, verter la crema sobre cada plato. Acompañar con los bastones de zanahoria o vegetales cocidos hervidos o hechos al wok con rocio vegetal.



INFORMACION NUTRICIONAL POR PORCION:

Elaboración: 30 minutos
Cocción: 40 minutos
Hidratos de carbono, proteínas, grasas y fibra, vitaminas del complejo B, betacarotenos, vitamina C y K, hierro, fósforo, magnesio, zinc, potasio, sodio.

Calorías por porción: 350 calorías




VEA TAMBIEN EN ESTE BLOG...


PAQUETITOS DE PESCADO


 CHOCLO AL POLLO


 UN BUEN MINESTRONE


TARTA DE MANZANA Y QUESO DIET


 UN BUEN MINESTRONE


MAGDALENAS DE AVENA


MERENGUE A LAS PERAS


ARROZ CON LECHE BAJAS CALORÍAS


29 ÑOQUIS


DELICIOSAS LENTEJAS


VEGETALES AL FIDEO


TIRAMISÚ BAJAS CALORIAS



FRUTAS CON BUDIN DE CACAO










¿POR QUÉ TOMAR TÉ DE JENGIBRE?


El jengibre, que se utiliza en la medicina tradicional asiática desde hace 2.000 años, es una de las plantas medicinales con mayores beneficios para la salud, y un condimento muy utilizado en la gastronomía.Debido a sus propiedades aromatizantes lo tenemos en nuestras cocinas como una especia de gran valor. Sin embargo, debemos saber que también el jengibre puede emplearse como medicina alternativa, ya que, al ser un producto rico en vitaminas y minerales, aporta diversos beneficios para la salud humana.



BENEFICIOS DEL TE DE JENGIBRE PARA NUESTRA SALUD:
DIGESTION
Beber té de jengibre mejora la digestión, ya que dicho producto favorece la absorción de los alimentos y evita que se produzcan dolores estomacales.

VIAS RESPIRATORIAS
Tanto si tienes catarro, como si padeces alguna enfermedad de las vías respiratorias, por ejemplo asma, te recomendamos que tomes una infusión de jengibre pues ayuda a eliminar la flema y a que circule mejor el aire por los conductos pulmonares. Es muy bueno también para tratar los síntomas de la alergia, especialmente los estornudos.

INFLAMACION

En general, beber el té de jengibre ayuda a aliviar distintos tipos de inflamaciones, sobre todo aquellas relacionadas con el aparato óseo-muscular, como las artritis, los reumas, los dolores de articulaciones. Cualquier hinchazón que se produzca de este origen puede ser reducida si se toma una buena taza de dicha infusión.

NAUSEAS

Desde tiempos antiguos los pueblos asiáticos han usado el té de jengibre para aliviar las náuseas. Era recomendado a los marinos para prevenir los mareos en el mar. Actualmente puede utilizarse para tratar las náuseas producidas por los procesos de quimioterapia en pacientes con cáncer.

CIRCULACION
Uno de los beneficios del té de jengibre es que favorece la circulación sanguínea. Los compuestos químicos de la raíz de esta especia ayudan a reducir el colesterol malo, evitando la formación de depósitos en las arterias, lo que restringe el flujo de sangre por las venas y, por tanto, reduce la tensión en los músculos del corazón.

PROBLEMAS MESTRUALES
También es muy beneficioso para las mujeres beber té de jengibre pues sirve para reducir los dolores menstruales, así como el resto de los malestares que aquejan este ciclo.

EFECTO TERMOGENICO DEL JENGIBRE

¿Sabes qué quiere decir que un alimento sea un buen termogénico? Significa que puede elevar nuestra temperatura corporal, induciendo con ello el que logremos activar el metabolismo para conseguir quemar grasas.

La raíz del jengibre es una de las plantas más efectivas para perder peso de modo natural y precisamente su efecto termogénico es uno de sus principales beneficios.

El jengibre es muy conocido también por ser un supresor natural del apetito. De ahí que sea adecuado beber una taza de té de jengibre después de tus comidas.

ES UN MARAVILLOSO ANTIOXIDANTE

El té de jengibre es una de las bebidas naturales con mayores propiedades antioxidantes. Gracias a ello, podremos eliminar todas esas toxinas que enferman e inflaman nuestro cuerpo. Los órganos funcionarán de modo más óptimo y podremos quemar grasas con mayor facilidad. ¡Es un aliado excelente para tu salud!

Entre sus contraindicaciones encontramos que no puede tomarse si hay afecciones del aparato digestivo, tales como úlceras, gastritis, colitis o enfermedad de Crohn.

También puede interferir en la formación hormonal del feto durante el embarazo, por lo que antes de tomarlo para reducir las náuseas es conveniente que lo consultes con tu ginecólogo que será quien te indique si puedes tomarlo o no y cómo hacerlo. También hay que evitar tomarlo si los sangrados durante la menstruación son muy abundantes para que no aumente el riesgo de hemorragia.

No será adecuado tomar jengibre si te han prescrito medicación para la diabetes o la tensión arterial. Este tipo de medicamentos no deben combinarse con esta planta medicinal.
Si estás embarazada o estás en pleno proceso de lactancia, tampoco es conveniente.

Se los recomiendo especialmente, es delicioso y reparador.

ESPECIAS Y HIERBAS AROMATICAS


Las especias y hierbas aromáticas son grandes aliadas en nuestro plan de alimentación, no sólo por permitirnos comer rico y gustoso, sino porque también nos brindan múltiples beneficios para nuestra salud, además de darnos saciedad y en algunos casos acelarar el metabolismo.

Compartimos algunos ejemplos...





Animate a incluirlos en tu plan de alimentación.
Comprobarás que tus platos serán muchos más sabrosos, beneficiándote a tu descenso, tu salud y por ende tu bienestar.

SIEMPRE EL DESAYUNO






Hacer la primera ingesta del día en forma completa y balanceada favorece la concentración, el rendimiento y el aprendizaje. Desayunar es importante en especial para los chicos, que están creciendo y formando sus hábitos alimentarios. El desayuno es la comida principal del día.


Durante la noche, mientras dormimos, nuestro metabolismo trabaja más lentamente. Para ponerse en marcha al comenzar el día, el cuerpo necesita acelerar el metabolismo con un "combustible": el desayuno.

Si en esta primera comida elegimos cereales u otros alimentos bajos en grasas y elevados en hidratos de carbono estaremos obteniendo nutrientes esenciales, logrando sensación de saciedad y disminuyendo el deseo de comer a media mañana.

En cambio, saltear la primera comida del día induce a comer alimentos grasos en las horas siguientes, a media mañana y al mediodía. Esto suele sucederles a los niños que se van de casa con el estómago vacío y luego compran en el kiosco golosinas o chocolates.


El rendimiento escolar y laboral mejora con un desayuno de alta energía. Durante la noche bajan los porcentajes de azúcar en sangre, y los niveles muy bajos de azúcar en sangre se asocian con dificultades para memorizar, concentrarse y aprender. Desayunar eleva los niveles de azúcar en sangre y así ayuda al cuerpo a funcionar con mayor efectividad.

Existe también un vínculo entre el cociente intelectual y la ingesta de hierro. El desayuno es una buena oportunidad para consumir alimentos con hierro, como cereales fortificados sin azúcar o panes integrales. El jugo de naranja brinda vitamina C, necesaria para la absorción del hierro que proviene de fuentes vegetales.

Comenzar el día deshidratado lleva a dificultades de concentración, dolores de cabeza e irritabilidad. Beber agua, jugos de frutas, leche, té o café ayuda a comenzar el día con la hidratación correcta. A partir de los dos años puede introducirse leche semidescremada, en tanto que la leche totalmente descremada no debe utilizarse hasta después de los 5 años de edad.


Es fundamental crear y mantener el hábito del desayuno. Cuide que su hijo tome siempre el desayuno antes de ir a la escuela, y propóngale alternativas interesantes para variar los ingredientes. Puede incluir un sandwich de miga, tostadas, frutas frescas o secas entre otras posibilidades, pero manténgalo siempre en forma regular.

Lo mejor, como siempre, es educar con el ejemplo. Será difícil que su hijo se habitúe a desayunar si ve que usted no lo hace, o sólo toma mates de pie, en medio de corridas para salir a tiempo. Por eso, genere espacio y tiempo apropiados: tal vez levantarse unos minutos antes facilita la posibilidad de desayunar con la tranquilidad necesaria. También puede dejar preparado desde la noche anterior todo lo posible para el desayuno. Si le falta tiempo, busque alternativas rápidas y fáciles de preparar: una fruta, un cartón de leche chocolatada, o una barra de cereal, por ejemplo.


Algunas alternativas ricas y sanas

☼ Té con leche descremada, y 1 tostada de pan integral con queso blanco descremado o mozzarella y mermelada light.

☼ Mate cocido con leche descremada y 2 galletas de gluten con ricota magra y dulce de leche light.


☼ 1 vaso de leche tibia con cacao amargo o esencia de vainilla y canela y 3 galletitas integrales con 1 feta de queso de maquina light.

☼ 1 taza de leche descremada con copos sin azúcar o mezcla de cereales y una fruta fresca.

☼ Yogur con frutas o cereales sin azúcar y una infusión.

☼ Yogur bebible con 2 vainillas.

☼ Jugo de frutas y un tostado de jamón y queso o de queso siempre descremado y tomate.

☼ Licuado de frutas con leche.




EMPANADAS CASERAS BAJAS CALORIAS



Riquisimas, ideales para darnos un gusto en el fin de semana, comiendo saludablemente, con pocas calorías.

Con masa casera, sequitas y sabrosas.

INGREDIENTES PARA:
48 EMPANADAS ( 24 porciones)

MASA
1 kg de harina común
3 cdas. de aceite de maíz
Salmuera (agua tibia con sal)

RELLENO
1 1/2 kg de carne vacuna magra
1 kg de cebolla
6 claras de huevo duro
Sal (poca), orégano, ají molido, pimienta, comino
Rocío vegetal

PREPARACION
MASA
Colocar la harina en un bol. Agregar el aceite de a poco mientras se une. Añadir la salmuera y formar una masa tierna. Dejarla descansar durante 1 hora.
Tomar pequeñas porciones, formar bollos y estirarlos con el palo de amasar para hacer las tapas para las empanadas.

RELLENO
Hervir la carne durante unos minutos, agregarle sal moderadamente. Retirarla del fuego y cortarla a cuchillo en tiritas finas.
Picar la cebolla en juliana, cubrirla con rocío vegetal y rehogarla hasta que esté transparente, sin dejar que se seque.
Incorporar la carne a la cacerola, condimentar con poca sal, orégano, ají molido, pimienta y comino.
Retirar de la hornalla, añadir las claras de huevo duro picadas y dejar reposar en la heladera de un día para otro.
Armar las empanadas, lubricar una placa con rocío vegetal y hornear hasta dorarlas.

ELABORACION: 100 minutos.
COCCION: 20 minutos de horno por cada placa u horneada.
APORTES NUTRICIONALES: hidratos de carbono, proteínas, grasas, fibra, vitaminas E y del complejo B, hierro, fósforo, selenio, sodio, potasio y zinc.

250 CALORIAS POR PORCION (2 unidades).

Podemos tenerlas como buena alternativa para los fines de semana, para poder comer lo mismo que nuestra familia o amigos o tambíén cuando llegamos cansados de un arduo día de trabajo, las podemos cocinar todas y tenerlas en el freezer.

Si tomamos mucho líquido durante el día con cada colación y el caldo light o dos vasos de agua y acompañamos con una buena ensalada (lógicamente midiendo el aceite), podemos comernos una porción (2 empanadas), darnos un gusto, bajar de peso y mantenerlo.

Vale la pena!

SOPA DE VEGETALES


La sopa, un alimento para cuerpo y alma.
Una buena sopa entibia, reconforta, estimula.


Aumenta el volumen de lo que comemos y ayuda a saciar el apetito:
ideal para incluir en los planes para cuidar el peso.

RINDE 4 PORCIONES:

INGREDIENTES:

100 g de calabaza
100 g de zanahorias
200 g de espinaca
Provenzal, orégano, nuez moscada, poca sal, pimienta
1 litro de caldo light
4 cditas. de levadura de cerveza virgen sabor queso
Rocío vegetal

PREPARACION:

Cocinar la calabaza y las zanahorias al vapor; reservarlas.
Rehogar la espinaca picada con rocío vegetal y provenzal.
Procesar todos los ingredientes con la mitad del caldo, condimentar con orégano, nuez moscada, sal y pimienta, agregar el caldo restante, calentar y servir caliente espolvoreada con la levadura de cerveza.

APORTES NUTRICIONALES:
hidratos de carbono, proteínas, fibra, betacarotenos, vitaminas C y del complejo B, potasio, hierro, fósforo y magnesio.

Elaboración: 20 minutos
Cocción: 30 minutos

40 calorías por porción.


A NO HACERNOS MALA SANGRE


La mente es energía pura que motoriza tu pensamiento.

El argumento de tus pensamientos es el producto de tus vivencias archivadas en la memoria (una vez archivadas, se transforman en experiencias) que conforman tu biografia.

De todos los pensamientos que la mente genera, sólo los que válidas, forman tus creencias.


La neuroquimica de tus emociones (detectable, dosificable en sangre, y terapeuticamente modificable) incide directamente en la ecuación biológica: Dinamismo Productivo o Fátiga Prolongada. Preservación de la salud (equilibrio biológico) o Génesis de la Enfermedad.

Juventud Extendida o Envejecimiento Prematuro.

Presta atención a tus pensamientos, porque se transformarán en palabras, acciones, costumbres, carácter y por ende, en biología.

Todo lo que validas, crees
Todo lo que crees, creas.







COMO REFORZAR LAS DEFENSAS








Durante los meses de otoño e invierno necesitamos fortalecer nuestras defensas y obtener energía para hacerle frente al frío. Las células del sistema inmunológico aumentan su actividad cuando reciben los nutrientes apropiados, que ingresan al organismo a través de la alimentación. Si el cuerpo recibe los nutrientes requeridos está en condiciones de levantar barreras y protegerse más contra las enfermedades, en especial, resfríos, gripe y otras infecciones.

Por eso, en invierno es importante poner más atención en hacer una alimentación saludable y variada, rica en frutas y verduras, con las dosis adecuadas de ejercicio físico y reposo. También es clave hacer por lo menos cuatro comidas diarias, en especial el desayuno, y mantener a raya el estrés, gran debilitador del sistema inmunológico.



Nutrientes para reforzar las defensas

Seis son los grupos de nutrientes que ayudan al cuerpo a controlar las agresiones de bacterias, virus y parásitos: las vitaminas (A, E y C), los minerales (zinc, cobre, hierro, magnesio y selenio), los ácidos grasos (omega 6 y omega 3), las calorías necesarias según la edad, la actividad física y la contextura, y las proteínas de alta calidad, como las que aportan la carne, la leche, la soja, el queso y algunas combinaciones de alimentos, como un cereal con una legumbre.

* Vitamina C. Se halla en altas concentraciones en frutas cítricas, frutilla, kiwi, melón, frutas tropicales (guayaba, mango, papaya), tomate, ají, crucíferas (brócoli, coliflor, repollitos de Bruselas), berro, espinaca, acelga. Conviene ingerir estos vegetales en cantidades generosas para asegurar la cobertura del requerimiento diario y evitar los catarros tan típicos de estas épocas.
Conviene exprimir las frutas cítricas (naranja, pomelo, mandarina, limón, kinoto, bergamota) inmediatamente antes de tomar el jugo para aprovechar toda la vitamina C, que se va perdiendo al contacto con la luz y el aire.

También es mejor cocinar los vegetales al vapor, con la menor cantidad de agua y durante el menor tiempo posible: esto reduce la pérdida de vitamina C que se produce durante la cocción.

Se recomienda comer por lo menos tres frutas al día, una de ellas, cítrica.







* Vitamina E. Es una vitamina que se almacena principalmente en el tejido graso y en el hígado. Mejora el sistema de defensa y protege al organismo de enfermedades infecciosas, neurológicas y cardiovasculares. Se encuentra en aceites de germen de trigo, soja, girasol, maíz y oliva, preferentemente prensados en crudo y sin cocinar, dado que la extracción de los aceites vegetales a altas temperaturas y la cocción de los alimentos destruyen parte del contenido de vitamina E. También se presenta en germen de trigo, semillas y frutas secas, en especial, almendras.

* Vitamina A. Se encuentra en forma directa en la leche, la manteca, el queso, el huevo, el hígado y los pescados grasos. Otro modo de obtenerla es a través de los betacarotenos, también denominados provitamina A, sustancias que en el organismo pueden convertirse en vitamina A. Fuentes de betacarotenos son las hortalizas de color amarillo, naranja, rojo y verde como zanahoria, zapallo, calabaza, ají, tomate, acelga, espinaca, brócoli y batata, entre otros. También se hallan en las frutas de color amarillo, naranja y rojo como naranja, mandarina, durazno, damasco, sandía, melón, papaya y mango.


* Acidos grasos esenciales omega 3. Están en los pescados grasos de mar (atún, caballa, trucha, salmón, jurel), nueces, aceite de soja y de canola, y semillas de lino y de chía. Los proveen, además, los alimentos fortificados con omega 3 (leche y huevos). Conviene almacenar el aceite en lugar oscuro para evitar la oxidación de las grasas.

* Acidos grasos esenciales omega 6. Algunas células del sistema de defensas se fabrican a partir de los ácidos grasos omega 6, cuyas fuentes son aceites de girasol y maíz, porotos de soja, germen de trigo, semillas de girasol, frutas secas.

* Zinc. Se halla en huevos, cereales integrales, germen de trigo, levadura de cerveza, mariscos, pescados, carnes rojas y de ave, hígado y frutas secas.

* Selenio. Las mejores fuentes alimentarias son los pescados y mariscos, carnes rojas y de ave, cereales integrales, ajo, germen de trigo y levadura de cerveza.

* Cobre. Micromineral que interviene en el sistema inmunológico. Las fuentes alimentarias de cobre son hígado, riñón, mariscos, legumbres, nueces, semillas, salvado de trigo, cereales integrales, productos con cacao y pasas de uvas.

* Magnesio. Mineral importante para el funcionamiento de los sistemas nervioso y muscular. Participa en la producción y transporte de energía y refuerza el sistema de defensas del cuerpo. Sus fuentes son hortalizas de hoja verde intenso, frutas secas y semillas, cereales integrales, salvado, germen de trigo, legumbres.

* Hierro Hémico. Presente principalmente en el hígado, el riñón y las carnes rojas. También se encuentra en frutos de mar, pollo y pescado. Se absorbe en considerable proporción.
• No hémico. Proviene de algunos vegetales como legumbres, hortalizas de hoja color verde intenso, cereales integrales, frutas secas y deshidratadas, y del huevo. Se asimila en menor medida que el hierro hémico. Para facilitar su absorción se debe combinar estos alimentos con otros que contengan vitamina C (frutas cítricas, frutilla, kiwi, brócoli, ají), preferentemente crudos, o con carne. En cambio, su absorción disminuye cuando se consumen alimentos fuente de hierro al mismo tiempo que alimentos ricos en fibra, café, té, y suplementos de calcio.

* Compuestos azufrados. Son un grupo de fitoquímicos presentes en ajo, cebolla, puerro y crucíferas. Contribuyen a mantener saludable la función inmune. Además podrían a ayudar a reforzar la detoxificación de compuestos no deseados para el organismo.

* Probióticos. Son microorganismos vivos (bifidobacterias y lactobacilos) que generan anticuerpos en el intestino y mejoran el estado inmunológico del sistema digestivo, la mucosa de los bronquios y las glándulas mamarias. Los probióticos más comunes se ingieren en productos lácteos fermentados como los yogures.

Estos nutrientes son además potentes antioxidantes que protegen al organismo del daño que causan los radicales libres, sustancias perjudiciales para la salud generados en el organismo por la acción del paso del tiempo, el estrés, la obesidad y otras enfermedades, la contaminación ambiental, el cigarrillo, los aditivos y los microbios, entre otros factores. Son partículas que aumentan el riesgo de envejecimiento celular, enfermedades cardiovasculares y desarrollo de cáncer.



Los 6 grupos de alimentos

Es necesario incluir a diario alimentos de los seis grupos:

* Frutas y verduras: todas las variedades y de todos los colores.
* Cereales: maíz, trigo, avena, cebada, centeno.
* Legumbres: soja, lentejas, garbanzos, porotos, habas, arvejas.
* Lácteos: leche, yogur, quesos.
* Carnes (de vaca, cerdo, pavo, pollo, pescado) y huevo.
* Grasas vegetales: aceites vegetales, frutas secas (nueces, avellanas, almendras, maníes), palta.



¿CÓMO VAS A REFORZAR TU SISTEMA INMUNOLÓGICO PARA VIVIR MEJOR?



ALIMENTOS IDEALES PARA REFORZAR NUESTRA DEFENSAS


PARA EL FRIO COMIDA NUTRITIVA Y ENERGETICA

Durante los meses de otoño e invierno necesitamos fortalecer nuestras defensas y obtener energía para hacerle frente al frío. Las células del sistema inmunológico aumentan su actividad cuando reciben los nutrientes apropiados, que ingresan al organismo a través de la alimentación. Si el cuerpo recibe los nutrientes requeridos está en condiciones de levantar barreras y protegerse más contra las enfermedades, en especial, resfríos, gripe y otras infecciones.

Por eso, en invierno es importante poner más atención en hacer una alimentación saludable y variada, rica en frutas y verduras, con las dosis adecuadas de ejercicio físico y reposo. También es clave hacer por lo menos cuatro comidas diarias, en especial el desayuno, y mantener a raya el estrés, gran debilitador del sistema inmunológico.

Nutrientes para reforzar las defensas

Seis son los grupos de nutrientes que ayudan al cuerpo a controlar las agresiones de bacterias, virus y parásitos: las vitaminas (A, E y C), los minerales (zinc, cobre, hierro, magnesio y selenio), los ácidos grasos (omega 6 y omega 3), las calorías necesarias según la edad, la actividad física y la contextura, y las proteínas de alta calidad, como las que aportan la carne, la leche, la soja, el queso y algunas combinaciones de alimentos, como un cereal con una legumbre.

* Vitamina C. Se halla en altas concentraciones en frutas cítricas, frutilla, kiwi, melón, frutas tropicales (guayaba, mango, papaya), tomate, ají, crucíferas (brócoli, coliflor, repollitos de Bruselas), berro, espinaca, acelga. Conviene ingerir estos vegetales en cantidades generosas para asegurar la cobertura del requerimiento diario y evitar los catarros tan típicos de estas épocas. Para ayudar a la economía se puede elegir los vegetales de estación.

Conviene exprimir las frutas cítricas (naranja, pomelo, mandarina, limón, kinoto, bergamota) inmediatamente antes de tomar el jugo para aprovechar toda la vitamina C, que se va perdiendo al contacto con la luz y el aire.

También es mejor cocinar los vegetales al vapor, con la menor cantidad de agua y durante el menor tiempo posible: esto reduce la pérdida de vitamina C que se produce durante la cocción.

Se recomienda comer por lo menos tres frutas al día, una de ellas, cítrica.

* Vitamina A.
Se encuentra en forma directa en la leche, la manteca, el queso, el huevo, el hígado y los pescados grasos. Otro modo de obtenerla es a través de los betacarotenos, también denominados provitamina A, sustancias que en el organismo pueden convertirse en vitamina A. Fuentes de betacarotenos son las hortalizas de color amarillo, naranja, rojo y verde como zanahoria, zapallo, calabaza, ají, tomate, acelga, espinaca, brócoli y batata, entre otros. También se hallan en las frutas de color amarillo, naranja y rojo como naranja, mandarina, durazno, damasco, sandía, melón, papaya y mango.

* Vitamina E. Es una vitamina que se almacena principalmente en el tejido graso y en el hígado. Mejora el sistema de defensa y protege al organismo de enfermedades infecciosas, neurológicas y cardiovasculares. Se encuentra en aceites de germen de trigo, soja, girasol, maíz y oliva, preferentemente prensados en crudo y sin cocinar, dado que la extracción de los aceites vegetales a altas temperaturas y la cocción de los alimentos destruyen parte del contenido de vitamina E. También se presenta en germen de trigo, semillas y frutas secas, en especial, almendras.

* Acidos grasos esenciales omega 3. Están en los pescados grasos de mar (atún, caballa, trucha, salmón, jurel), nueces, aceite de soja y de canola, y semillas de lino y de chía. Los proveen, además, los alimentos fortificados con omega 3 (leche y huevos). Conviene almacenar el aceite en lugar oscuro para evitar la oxidación de las grasas.

* Acidos grasos esenciales omega 6. Algunas células del sistema de defensas se fabrican a partir de los ácidos grasos omega 6, cuyas fuentes son aceites de girasol y maíz, porotos de soja, germen de trigo, semillas de girasol, frutas secas.

* Zinc. Se halla en huevos, cereales integrales, germen de trigo, levadura de cerveza, mariscos, pescados, carnes rojas y de ave, hígado y frutas secas.

* Selenio. Las mejores fuentes alimentarias son los pescados y mariscos, carnes rojas y de ave, cereales integrales, ajo, germen de trigo y levadura de cerveza.

* Cobre. Micromineral que interviene en el sistema inmunológico. Las fuentes alimentarias de cobre son hígado, riñón, mariscos, legumbres, nueces, semillas, salvado de trigo, cereales integrales, productos con cacao y pasas de uvas.

* Magnesio. Mineral importante para el funcionamiento de los sistemas nervioso y muscular. Participa en la producción y transporte de energía y refuerza el sistema de defensas del cuerpo. Sus fuentes son hortalizas de hoja verde intenso, frutas secas y semillas, cereales integrales, salvado, germen de trigo, legumbres.

* Hierro. El hierro que proveen los alimentos se clasifica en:

• Hémico. Presente principalmente en el hígado, el riñón y las carnes rojas. También se encuentra en frutos de mar, pollo y pescado. Se absorbe en considerable proporción.
• No hémico. Proviene de algunos vegetales como legumbres, hortalizas de hoja color verde intenso, cereales integrales, frutas secas y deshidratadas, y del huevo. Se asimila en menor medida que el hierro hémico. Para facilitar su absorción se debe combinar estos alimentos con otros que contengan vitamina C (frutas cítricas, frutilla, kiwi, brócoli, ají), preferentemente crudos, o con carne. En cambio, su absorción disminuye cuando se consumen alimentos fuente de hierro al mismo tiempo que alimentos ricos en fibra, café, té, y suplementos de calcio.

* Compuestos azufrados. Son un grupo de fitoquímicos presentes en ajo, cebolla, puerro y crucíferas. Contribuyen a mantener saludable la función inmune. Además podrían a ayudar a reforzar la detoxificación de compuestos no deseados para el organismo.

* Probióticos. Son microorganismos vivos (bifidobacterias y lactobacilos) que generan anticuerpos en el intestino y mejoran el estado inmunológico del sistema digestivo, la mucosa de los bronquios y las glándulas mamarias. Los probióticos más comunes se ingieren en productos lácteos fermentados como los yogures.

Estos nutrientes son además potentes antioxidantes que protegen al organismo del daño que causan los radicales libres, sustancias perjudiciales para la salud generados en el organismo por la acción del paso del tiempo, el estrés, la obesidad y otras enfermedades, la contaminación ambiental, el cigarrillo, los aditivos y los microbios, entre otros factores. Son partículas que aumentan el riesgo de envejecimiento celular, enfermedades cardiovasculares y desarrollo de cáncer.

Es necesario incluir a diario alimentos de los seis grupos:

* Frutas y verduras: todas las variedades y de todos los colores.
* Cereales: maíz, trigo, avena, cebada, centeno.
* Legumbres: soja, lentejas, garbanzos, porotos, habas, arvejas.
* Lácteos: leche, yogur, quesos.
* Carnes (de vaca, cerdo, pavo, pollo, pescado) y huevo.
* Grasas vegetales: aceites vegetales, frutas secas (nueces, avellanas, almendras, maníes), palta.

Hay dos grupos de alimentos con los que hay que tener cuidado y controlar su consumo:

* Azúcares y dulces: golosinas, chocolates, dulces, azúcar de mesa.
* Grasas animales: manteca y aderezos que las contengan.

Algunas recomendaciones

* Realice seis comidas diarias, o cuatro por lo menos. No saltee el desayuno ni las colaciones y recuerde que se pueden intercambiar según su gusto o a la practicidad.

* Incorpore 2,5 a 3 litros de líquidos diarios: agua con o sin gas, jugos y gaseosas light e infusiones.

* Puede comenzar el almuerzo o la cena con un plato de caldo o de sopa de verduras con una cucharadita de salvado de trigo o avena, germen de trigo o levadura de cerveza.

* Acompañe el plato principal con una ensalada fresca. En invierno también se puede...

* Consuma una porción de pescado al menos dos veces por semana.

* Aumente el consumo de frutas frescas y secas (estas últimas, con moderación).





TESTIMONIO DE PAULA EN MANTENIMIENTO


Peso inicial: 73kgs (agosto 2012)
Peso alcanzado: 53 kgs (diciembre 2015)


Lo primero que sentí fue miedo de no poder hacerlo y recuperar el peso perdido.
Siempre tuve claro que 55kgs es un peso que me gusta y en el cual me siento cómoda, así que mi objetivo es mantenerme rondando ese numerito, sin ser una esclava de la balanza. Pero ya con el tiempo te vas dando cuenta cuando es necesario hacer un registro de tus comidas para “encarrilarte” un poco.

Comencé por continuar con el hábito que logré instalar y el que me salía más fácil: la frecuencia.
Es algo que continúo haciendo y creo que es clave para mantener un peso saludable.

El ejercicio ha sido otro de mis grandes aliados. Ya que por esos días no me era posible asistir a un gimnasio o a clases, decidí correr ... para ello sólo necesitaba un par de zapatillas y lo podría hacer en cualquier lugar y a cualquier hora.
De a poco le tomé cariño a este deporte y en septiembre de 2017 logré correr mi primer medía maratón!!
Sin duda fue algo muy emocionante, ir corriendo el último kilómetro antes de cruzar la meta, recordar todo el camino recorrido y dónde y cómo empecé.

Hoy 3 años después sigo manteniendo mi peso saludable, como comenté anteriormente, la frecuencia ha sido mi gran aliada, a esto le sumo el agua, estar atenta a la calidad de las comidas, el elegido (comida no tan sana) una vez por semana y el registro cuando siento que necesito ajustar un poco. 

Así que a todos los que hoy están asistiendo para recibir ayuda en el descenso de peso, les digo que sí se puede, que no aflojen, que se prioricen siempre y que con paciencia, disciplina y perseverancia se puede lograr.
Cariños,
Paula


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...