Nuestro objetivo es acompañarlos en el descenso de peso, mediante la reeducación en relación con la alimentación, procurando cambios de hábitos, brindando información, herramientas y técnicas para arribar a un peso saludable y mantenerlo en el tiempo.

lunes, 26 de junio de 2017

MOUSSE DE MANDARINA LIGHT


Exquisito mousse de mandarina, ideal para una colación o postre.
Muy conveniente por ser proteico, brindando mucha saciedad y poco aporte calórico.


INGREDIENTES:

 400 g de queso blanco descremado
1 sobre de polvo para jugo light sabor mandarina
1 cda. de edulcorante
3 cdas. de gelatina sin sabor
3 claras

PARA DECORAR:

Gajos de mandarina
Hojas de menta

PREPARACION:

Disolver el polvo para jugo en 1 vaso de agua fría y agregar el edulcorante. Mezclarlo con el queso blanco, batiendo enérgicamente. Disolver la gelatina en ½ vaso de agua fría y calentarla a baño María. Batir las claras a punto nieve e incorporar la gelatina lentamente, mientras se continúa batiendo con batidor eléctrico, Verter las claras sobre la preparación de queso y mezclar en forma envolvente con espátula o batidor. Colocar en copas y dejar enfriar en heladera, no menos de 4 horas.
 Decorar con gajos de mandarina y hojas de menta.

Tiempo de elaboración: 25 minutos.
Tiempo de cocción: 5 minutos.
Rinde 8 porciones.

INFORMACION NUTRICIONAL:

Proteínas.
Vitaminas A, D y del complejo B.
Calcio, fósforo, magnesio, selenio y zinc.
60 calorías por porción.


VEA TAMBIEN EN ESTE BLOG...


TIRAMISÚ BAJAS CALORIAS 
 
CHOCLO AL POLLO

TARTA DE MANZANA Y QUESO DIET

 UN BUEN MINESTRONE

ARROZ CON LECHE BAJAS CALORÍAS


FRUTAS CON BUDIN DE CACAO

DELICIOSAS LENTEJAS

VEGETALES AL FIDEO

miércoles, 21 de junio de 2017

SOPA DE VEGETALES


La sopa, un alimento para cuerpo y alma.
Una buena sopa entibia, reconforta, estimula.


Aumenta el volumen de lo que comemos y ayuda a saciar el apetito:
ideal para incluir en los planes para cuidar el peso.

RINDE 4 PORCIONES:

INGREDIENTES:

100 g de calabaza
100 g de zanahorias
200 g de espinaca
Provenzal, orégano, nuez moscada, poca sal, pimienta
1 litro de caldo light
4 cditas. de levadura de cerveza virgen sabor queso
Rocío vegetal

PREPARACION:

Cocinar la calabaza y las zanahorias al vapor; reservarlas.
Rehogar la espinaca picada con rocío vegetal y provenzal.
Procesar todos los ingredientes con la mitad del caldo, condimentar con orégano, nuez moscada, sal y pimienta, agregar el caldo restante, calentar y servir caliente espolvoreada con la levadura de cerveza.

APORTES NUTRICIONALES:
hidratos de carbono, proteínas, fibra, betacarotenos, vitaminas C y del complejo B, potasio, hierro, fósforo y magnesio.

Elaboración: 20 minutos
Cocción: 30 minutos

40 calorías por porción.


jueves, 8 de junio de 2017

Testimonio de ROSA


Compartimos el testimonio de Rosa, quién bajo 58 kilos y sostiene su logro hace más de 35 años.
Rosa, es una gran compañera en el grupo al cual pertenece, sigue trabajando con humildad y convicción para sostener su logro.
Sus palabras " Procuré tener siempre presente que el secreto del triunfo es la constancia".
¡Gracias Rosa por tus palabras!


Mi nombre es Rosa, y voy a contar un poco mi historia de obesidad. Después de transitar mi infancia con sobrepeso, y cuando pude empezar a ir a los distintos médicos pastilleros, mi adolescencia transcurrió entre subidas y bajadas de peso. Me casé muy joven, 17 años, y comencé a subir de peso mucho más, y en los embarazos tuve diabetes, cosa que me quedó después de tener 3 hijos.


Concurrí a la Clínica Cormillot en 1981, luego de varios intentos y sus correspondientes fracasos, con un importante sobrepeso. Tardé en bajar, pero lo hice. En una primera etapa, 50 kilos, luego y con ayuda de Isabel Sánchez Sosa, baje 10 kilos más, lo que vengo sosteniendo hace mucho tiempo. Pero para que se entienda, el camino no fue lineal. Tuvo momentos duros, como todos en la vida tenemos, no obstante, pude adaptarme a este estilo de vida, porque  eso lo que yo pienso con respecto al plan, ahora acompañada por María Isabel, digna hija de su madre, y un grupo de pares increíble. Lo fundamental para mí, más allá de la comida, fue poder adquirir distintos hábitos del diario vivir. Soy psicóloga y me interesa mucho el ser humano, por ende, ayudo a mis compañeros y pacientes a entender que nuestro plan trasciende una dieta. Es un conjunto de hábitos que nos ayuda no sólo abajar de peso, sino a vivir más saludablemente. 


Para mí hay palabras muy significativas: la más importante es «Querer», todos los días. Querer estar bien implica pagar un precio. Y otra es «Mirar» al flaco cómo come y cómo vive, y también al obeso, por lo mismo. Les cuento mi experiencia para que noten que se puede y que vale la pena.

Licenciada Rosa Tittarelli

lunes, 5 de junio de 2017

ALIMENTOS IDEALES PARA REFORZAR NUESTRA DEFENSAS


PARA EL FRIO COMIDA NUTRITIVA Y ENERGETICA

Durante los meses de otoño e invierno necesitamos fortalecer nuestras defensas y obtener energía para hacerle frente al frío. Las células del sistema inmunológico aumentan su actividad cuando reciben los nutrientes apropiados, que ingresan al organismo a través de la alimentación. Si el cuerpo recibe los nutrientes requeridos está en condiciones de levantar barreras y protegerse más contra las enfermedades, en especial, resfríos, gripe y otras infecciones.

Por eso, en invierno es importante poner más atención en hacer una alimentación saludable y variada, rica en frutas y verduras, con las dosis adecuadas de ejercicio físico y reposo. También es clave hacer por lo menos cuatro comidas diarias, en especial el desayuno, y mantener a raya el estrés, gran debilitador del sistema inmunológico.

Nutrientes para reforzar las defensas

Seis son los grupos de nutrientes que ayudan al cuerpo a controlar las agresiones de bacterias, virus y parásitos: las vitaminas (A, E y C), los minerales (zinc, cobre, hierro, magnesio y selenio), los ácidos grasos (omega 6 y omega 3), las calorías necesarias según la edad, la actividad física y la contextura, y las proteínas de alta calidad, como las que aportan la carne, la leche, la soja, el queso y algunas combinaciones de alimentos, como un cereal con una legumbre.

* Vitamina C. Se halla en altas concentraciones en frutas cítricas, frutilla, kiwi, melón, frutas tropicales (guayaba, mango, papaya), tomate, ají, crucíferas (brócoli, coliflor, repollitos de Bruselas), berro, espinaca, acelga. Conviene ingerir estos vegetales en cantidades generosas para asegurar la cobertura del requerimiento diario y evitar los catarros tan típicos de estas épocas. Para ayudar a la economía se puede elegir los vegetales de estación.

Conviene exprimir las frutas cítricas (naranja, pomelo, mandarina, limón, kinoto, bergamota) inmediatamente antes de tomar el jugo para aprovechar toda la vitamina C, que se va perdiendo al contacto con la luz y el aire.

También es mejor cocinar los vegetales al vapor, con la menor cantidad de agua y durante el menor tiempo posible: esto reduce la pérdida de vitamina C que se produce durante la cocción.

Se recomienda comer por lo menos tres frutas al día, una de ellas, cítrica.

* Vitamina A.
Se encuentra en forma directa en la leche, la manteca, el queso, el huevo, el hígado y los pescados grasos. Otro modo de obtenerla es a través de los betacarotenos, también denominados provitamina A, sustancias que en el organismo pueden convertirse en vitamina A. Fuentes de betacarotenos son las hortalizas de color amarillo, naranja, rojo y verde como zanahoria, zapallo, calabaza, ají, tomate, acelga, espinaca, brócoli y batata, entre otros. También se hallan en las frutas de color amarillo, naranja y rojo como naranja, mandarina, durazno, damasco, sandía, melón, papaya y mango.

* Vitamina E. Es una vitamina que se almacena principalmente en el tejido graso y en el hígado. Mejora el sistema de defensa y protege al organismo de enfermedades infecciosas, neurológicas y cardiovasculares. Se encuentra en aceites de germen de trigo, soja, girasol, maíz y oliva, preferentemente prensados en crudo y sin cocinar, dado que la extracción de los aceites vegetales a altas temperaturas y la cocción de los alimentos destruyen parte del contenido de vitamina E. También se presenta en germen de trigo, semillas y frutas secas, en especial, almendras.

* Acidos grasos esenciales omega 3. Están en los pescados grasos de mar (atún, caballa, trucha, salmón, jurel), nueces, aceite de soja y de canola, y semillas de lino y de chía. Los proveen, además, los alimentos fortificados con omega 3 (leche y huevos). Conviene almacenar el aceite en lugar oscuro para evitar la oxidación de las grasas.

* Acidos grasos esenciales omega 6. Algunas células del sistema de defensas se fabrican a partir de los ácidos grasos omega 6, cuyas fuentes son aceites de girasol y maíz, porotos de soja, germen de trigo, semillas de girasol, frutas secas.

* Zinc. Se halla en huevos, cereales integrales, germen de trigo, levadura de cerveza, mariscos, pescados, carnes rojas y de ave, hígado y frutas secas.

* Selenio. Las mejores fuentes alimentarias son los pescados y mariscos, carnes rojas y de ave, cereales integrales, ajo, germen de trigo y levadura de cerveza.

* Cobre. Micromineral que interviene en el sistema inmunológico. Las fuentes alimentarias de cobre son hígado, riñón, mariscos, legumbres, nueces, semillas, salvado de trigo, cereales integrales, productos con cacao y pasas de uvas.

* Magnesio. Mineral importante para el funcionamiento de los sistemas nervioso y muscular. Participa en la producción y transporte de energía y refuerza el sistema de defensas del cuerpo. Sus fuentes son hortalizas de hoja verde intenso, frutas secas y semillas, cereales integrales, salvado, germen de trigo, legumbres.

* Hierro. El hierro que proveen los alimentos se clasifica en:

• Hémico. Presente principalmente en el hígado, el riñón y las carnes rojas. También se encuentra en frutos de mar, pollo y pescado. Se absorbe en considerable proporción.
• No hémico. Proviene de algunos vegetales como legumbres, hortalizas de hoja color verde intenso, cereales integrales, frutas secas y deshidratadas, y del huevo. Se asimila en menor medida que el hierro hémico. Para facilitar su absorción se debe combinar estos alimentos con otros que contengan vitamina C (frutas cítricas, frutilla, kiwi, brócoli, ají), preferentemente crudos, o con carne. En cambio, su absorción disminuye cuando se consumen alimentos fuente de hierro al mismo tiempo que alimentos ricos en fibra, café, té, y suplementos de calcio.

* Compuestos azufrados. Son un grupo de fitoquímicos presentes en ajo, cebolla, puerro y crucíferas. Contribuyen a mantener saludable la función inmune. Además podrían a ayudar a reforzar la detoxificación de compuestos no deseados para el organismo.

* Probióticos. Son microorganismos vivos (bifidobacterias y lactobacilos) que generan anticuerpos en el intestino y mejoran el estado inmunológico del sistema digestivo, la mucosa de los bronquios y las glándulas mamarias. Los probióticos más comunes se ingieren en productos lácteos fermentados como los yogures.

Estos nutrientes son además potentes antioxidantes que protegen al organismo del daño que causan los radicales libres, sustancias perjudiciales para la salud generados en el organismo por la acción del paso del tiempo, el estrés, la obesidad y otras enfermedades, la contaminación ambiental, el cigarrillo, los aditivos y los microbios, entre otros factores. Son partículas que aumentan el riesgo de envejecimiento celular, enfermedades cardiovasculares y desarrollo de cáncer.

Es necesario incluir a diario alimentos de los seis grupos:

* Frutas y verduras: todas las variedades y de todos los colores.
* Cereales: maíz, trigo, avena, cebada, centeno.
* Legumbres: soja, lentejas, garbanzos, porotos, habas, arvejas.
* Lácteos: leche, yogur, quesos.
* Carnes (de vaca, cerdo, pavo, pollo, pescado) y huevo.
* Grasas vegetales: aceites vegetales, frutas secas (nueces, avellanas, almendras, maníes), palta.

Hay dos grupos de alimentos con los que hay que tener cuidado y controlar su consumo:

* Azúcares y dulces: golosinas, chocolates, dulces, azúcar de mesa.
* Grasas animales: manteca y aderezos que las contengan.

Algunas recomendaciones

* Realice seis comidas diarias, o cuatro por lo menos. No saltee el desayuno ni las colaciones y recuerde que se pueden intercambiar según su gusto o a la practicidad.

* Incorpore 2,5 a 3 litros de líquidos diarios: agua con o sin gas, jugos y gaseosas light e infusiones.

* Puede comenzar el almuerzo o la cena con un plato de caldo o de sopa de verduras con una cucharadita de salvado de trigo o avena, germen de trigo o levadura de cerveza.

* Acompañe el plato principal con una ensalada fresca. En invierno también se puede...

* Consuma una porción de pescado al menos dos veces por semana.

* Aumente el consumo de frutas frescas y secas (estas últimas, con moderación).





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...