Nuestro objetivo es acompañarlos en el descenso de peso, mediante la reeducación en relación con la alimentación, procurando cambios de hábitos, brindando información, herramientas y técnicas para arribar a un peso saludable y mantenerlo en el tiempo.

domingo, 26 de abril de 2015

CALORIAS OCULTAS



Alguna vez se escuchó decir: “¡yo no como y engordo igual!”? ¿Se cuida con las comidas y baja muy poco? El peso es el resultado de una ecuación entre las calorías incorporadas con los alimentos y las que se gastan con el movimiento y el ejercicio físico. Esto significa que si usted consume menos calorías y se mueve más, bajará de peso. "Entonces, ¿por qué no bajo?", se preguntará.

Las razones más comunes para no bajar de peso son un bajo nivel de actividad física o una ingesta excesiva de calorías. Le será fácil darse cuenta si hace poco ejercicio. Pero con la comida no siempre es tan fácil darse cuenta cuando estamos haciendo algo mal. Las calorías pueden estar "escondidas" en alimentos que aparentan ser saludables y de bajas calorías pero que, en realidad, tienen una gran cantidad de grasas por porción, o, al menos, muchas más de las que usted cree.

Las calorías pueden estar escondidas en alimentos que aparentan ser "inofensivos".

Los alimentos light


Que un alimento sea light no implica que no tenga calorías. En realidad, sólo significa que tiene menos calorías que su versión “normal”. Si se fija en la etiqueta del envase, verá que, salvo excepciones, todos ellos ostentan una cantidad de calorías nada despreciable.

Los alimentos light son importantes aliados de la dieta, pero nada se gana consumiéndolos sin limite. Revise la etiqueta de cada producto para saber cuántas calorías ocultan.

Los condimentos

Parecen insignificantes al lado de la comida principal, pero cada cucharadita de condimento que se añade cuenta. La mayonesa, la manteca, la margarina, la mermelada y los aderezos para ensaladas, son formas muy habituales e “invisibles” de sumar grasas y calorías a nuestra dieta.

Tenga en cuenta que una cucharada postre de:

* mayonesa agrega 80 calorías extras
* mermelada agrega 30 calorías
* manteca agrega 75 calorías
* salsa golf agrega 70 calorías


Ni la generosa ensalada se salva si usted no se mide con el aceite. Una cucharadita de postre tiene entre 85 y 95 calorías  y una cucharada sopera, 110.

Para darle más gusto a las comidas sin añadirles calorías de más se recomiendan condimentos como aceto balsámico, salsa de soja, vinagre, provenzal o jugo de limón. Use ketchup y mostaza con moderación ya que aportan sal.


Las gaseosas

Debido a que tienen azúcar, las gaseosas en lata comunes suelen contener entre 150 y 200 calorías . Mucha gente toma una cantidad diaria equivalente a dos o tres latas, lo que, al final del día se traduce en unas 500 calorías aproximadamente.

Reemplace las gaseosas comunes por sus versiones “light”. O mejor, elija agua, que no tiene calorías.

El alcohol

La mayoría de las bebidas alcohólicas tienen muchas calorías. Una lata chica de cerveza rubia contiene 140 calorías, un vaso de vino, 145 y un “inofensivo” aperitivo, 150.
El clásico “vino con soda” es la forma más común de “restarle” calorías al vino. Medio vaso con vino y medio con soda le quitan, desde luego, el 50% de calorías a ese trago.

Saber cuáles son las comidas o bebidas que contienen calorías ocultas le dará más posibilidades de llevar el control de su dieta. Mire siempre las etiquetas.




viernes, 24 de abril de 2015

SUGERENCIAS PARA UNA MEJOR VIDA




1. No se preocupe por las cosas que no puede controlar (el clima, el tránsito, la reacción de otras personas...).

2. Resuelva los pequeños problemas. Eso lo ayudará a aumentar su sensación de control.

3. Prepárese lo mejor que pueda para eventos que pueden generarle estrés (una entrevista de trabajo, un viaje, la organización de un evento, entre otros).

4. Mire los conflictos como un desafío interesante, no como una amenaza.

5. Cuide la serenidad en sus relaciones personales.

6. Hable con un amigo en quien confíe, un familiar o un terapeuta. El silencio cuando se tiene algo que decir, no es sano.

7. Fíjese metas realistas tanto en su vida íntima como social.

8. Evite el exceso de planes. Lo más adecuado será elaborar estrategias para dar pasos cortos pero seguros.

9. Haga ejercicio regularmente. Camine, baile, pasee en bicicleta, haga deporte, juegue al aire libre.

10. Cuide su alimentación, evite los excesos y duerma lo suficiente.

11. Medite, tome clases de relajación, aprenda ejercicios de respiración. Son útiles para recuperar la calma.

12. Participe en alguna actividad sólo por el placer de hacerlo, ayudar o compartir (coro, cooperadora de la escuela, grupo de salidas, talleres ...), lejos de la rutina y las obligaciones.

¡Buena Vida!



sábado, 11 de abril de 2015

¿PARA QUE SIRVE MASTICAR?




Más allá de ingerir alimentos o ser el primer paso del sistema digestivo, nuevos estudios han descubierto otras funciones importantes en la masticación:

Luego de estudios realizados se observó que abrir y cerrar la boca aumenta la cantidad de oxígeno que recibe el cerebro. Esto se produce debido a que, cada vez que masticamos, el flujo sanguíneo se incrementa en un 20 por ciento . Esto estimula la proteína hemoglobina y hace que transporte mayor nivel de oxígeno al cerebro, lo cual favorece la memoria secundaria, que es la capacidad de retener, recuperar y aprender información.

Otras funciones son: aumentar el ritmo del corazón, favorecer el flujo de la saliva, provocar mayor gasto de energía y apaciguar la secreción de la hormona del estrés.

 Ya decían nuestras abuelas que se debía masticar cada alimento unas 30 veces, utilizando ambos lados de la dentadura, antes de tragar. Aunque pueda confundirse con una leyenda urbana más, el acto de la masticación es un proceso necesario para la correcta y completa digestión de los alimentos.

Con las prisas hemos olvidado que el proceso de digestión de los alimentos empieza en la boca. Un sistema mecánico y químico muy complejo se pone en marcha para triturar los alimentos en fragmentos más pequeños, ensalivarlos para predigerirlos y deleitarnos con su sabor y aroma.

Te sorprenderías al ver, que masticando bien un alimento, puedes identificar los ingredientes utilizados para su elaboración, determinar su grado de frescura y descubrir sus sabores más íntimos.

    Masticar bien los alimentos significa recuperar el placer del gusto, tomar conciencia de los alimentos que ingerimos y facilitar nuestros procesos digestivos. Además nos vincula directamente con el acto de comer. Otra ventaja de la correcta masticación es que saciamos antes nuestro apetito. Esto es de vital  importancia para personas que deban o quieran cuidar su peso corporal.

Al masticar lentamente, los alimentos permanecen más tiempo en la boca. Como consecuencia de esto, los labios, la mandíbula, las mejillas y la lengua trabajan durante más tiempo que comiendo normalmente.
Y  por último cuanto más mastiquemos los alimentos mayor saciedad nos darán.

    ¿Sabías que 20 minutos es el tiempo que le lleva al cerebro registrar que tu estómago está lleno? Así que baja la velocidad, disfruta y saborea cada bocado.



viernes, 3 de abril de 2015

GUEFILTE FISH


Ingredientes:

2 kg de pescado (dorado, surubí, merluza, boga)
2 cebollas finamente picadas
2 cdas. de perejil fresco finamente picado
4 cdas de harina de matas
1 huevo
Sal, pimienta
Rocio vegetal

Para el caldo:

2 puerros cortados en rodajas
1 ramillete de perejil
3 ramas de blanco de apio picadas

Para la salsa:
2 yemas

Para decorar:

Rodajas de limón

Preparación:


Limpiar el pescado tratando de retirar toda la piel entera desde la cabeza a la cola con la ayuda de un cuchillo, dejando la cola adherida a la piel. Reservar la piel y la cabeza. Retirar las espinas, reservarlas y picar el resto.
Cubrir la cebolla con rocío vegetal y dorarla en una sartén caliente.

Luego mezclar el pescado bien molido con la cebolla, el perejil, la harina de matas, el huevo, sal y pimienta.
Rellenar la piel del pescado con mucho cuidado para no romperla. Salpimentar y acomodar en una olla sobre un colchón formado por las espinas, la cabeza, el puerro, las ramas de apio, el perejil y verter 1 vaso de agua hirviendo hasta cubrir el pescado.
Cocinar hasta reducir la mitad del agua. Retirar y colocar el pescado en una fuente dejando lugar para acomodar la cabeza.
Colar el caldo, llevar al fuego y cuando comience a hervir espesar con las yemas batidas.
Reservar la salsa para cubrir el pescado cuando lleve a la mesa. Acompañar con rodajas de limón.

Tiempo de elaboración: 90’
Tiempo de cocción: 90’
Aportes nutricionales: hidratos de carbono, proteínas, grasas saturadas y monoinsturadas y fibra.
Vitamina E y del complejo B.
Hierro fósforo, selenio, zinc, magnesio, potasio y sodio.

CALORIAS POR PORCION: 135


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...