Nuestro objetivo es acompañarlos en el descenso de peso, mediante la reeducación en relación con la alimentación, procurando cambios de hábitos, brindando información, herramientas y técnicas para arribar a un peso saludable y mantenerlo en el tiempo.

sábado, 25 de julio de 2015

LAS COLACIONES : ALIADAS EN NUESTRA DIETA


Muchas personas se obligan a hacer sólo cuatro comidas diarias porque suponen que de ese modo acelararán su proceso de bajada. Sin embargo, esto no hace más que generar ansiedad y lleva a excederse en las cantidades durante las ingestas principales. Si su estómago hace ruido y todavía faltan dos horas para la cena, bienvenida sea una colación: un yogur descremado o una fruta cruda, un huevo duro, una porción de queso descremado, evitarán que usted pase malos momentos y que se sirva un segundo o tercer plato durante la comida. Y habrá logrado consumir menor cantidad de calorías al final del día.

La cuestión es saber elegir. No es lo mismo un alfajor de chocolate que una zanahoria rallada. Existe una gran variedad de posibilidades para hacer colaciones que beneficien su dieta. Lo importante es planificar, con moderación, equilibrio y creatividad, los modos de satisfacer su apetito para ayudarse a controlar los excesos.

QUE ALIMENTOS ELEGIR:

Prefiera alimentos que le gusten y que no agreguen muchas grasas y calorías. Si los tiene en la heladera y la alacena podrá salir del paso rápidamente.

* Cereales integrales. Son ricos en hidratos de carbono complejos y fibra, que proveen energía inmediata y perdurable. Considere las galletitas y las tostadas de salvado con bajo contenido de grasas.

* Frutas y verduras. Tienen valor de saciedad sin aportar grasas e incorporando sólo unas pocas calorías. También brindan vitaminas, minerales, fibra, antioxidantes y fitoquímicos.

* Frutas secas. Las almendras, avellanas, nueces y otras frutas secas son buenas para ayudar a mantener por más tiempo la sensación de saciedad. Su grasa es insaturada, es decir, saludable. Como aportan muchas calorías, deben consumirse con moderación (una cucharada sopera es la porción sugerida).

* Lácteos descremados. Queso, yogur y demás productos lácteos son una buena fuente de calcio, proteínas y otros nutrientes. Para evitar altas cantidades de grasa, elija los descremados. El yogur light asegura evitar el azúcar agregada.

ALGUNAS SUGERENCIAS:


* Un vaso chico de leche descremada.

* Apio, zanahoria, rabanitos, pepino, repollo y otros vegetales crocantes rallados o cortados: los alimentos que dan más trabajo para masticar son los mejores aliados en estos casos, ya que de ellos se tiende a comer menos. Se pueden acompañar con queso blanco descremado y pimienta, queso blanco descremado mezclado con ciboulette.

* Manzana, pera, frutillas, ciruelas secas (hasta tres unidades). Si no le resulta suficiente la fruta sola, puede agregarle yogur descremado, una pizca de mermelada light, canela, trocitos de cáscara de limón.

* Minipizzeta con una galleta de arroz, una rodaja de mozzarella y otra de tomate con orégano, al horno o al microondas.

* 1/4 taza de pollo trozado con tomates cherrys.

* Pickles o aceitunas (no más de 10).

* Pochoclo casero, sin azúcar ni caramelo.

* Copos de maíz o arroz sin azúcar (porción taza de té).

* Una galleta de arroz con ricota descremada cubierta con frutillas frescas o dulce de frutas light.

* Un alfajor de arroz.

* Gelatina light.

* Palmitos(2)y kanikama (2), con una pizca de salsa golf light.
*
Lea las etiquetas

Muchas etiquetas indican "bajo en grasas", "reducido en calorías", "light" o "sin azúcar". Tenga cuidado cuando evalúe estos datos nutricionales y controle toda la información. Alimentos con pocas grasas pueden tener, en cambio, muchas calorías, mientras que otros pueden estar libres de colesterol, pero sí aportar grasas saturadas y azúcar. Busque colaciones que sean bajos en grasa, azúcar y sodio.

Las colaciones de los chicos

Es fundamental ayudar a los niños a distinguir entre colaciones adecuadas y las que no lo son: recuerde que los hábitos se adquieren desde la primera infancia. Mientras son chiquitos no les ofrezca grandes cantidades: entre comidas bastan unas cucharadas de yogur, por ejemplo. Alrededor de los 7 años empiezan a elegir sus propias colaciones a pedir las que están de moda. Y como no siempre lo que se publicita como elección sana realmente lo es, es tiempo de enseñarles a elegir entre opciones ricas y nutritivas como barritas de cereal, turrón, semillas de girasol, frutas frescas.

Hacia la adolescencia los chicos se vuelven más independientes y por lo tanto su alimentación comienza a estar menos supervisada, tienden a comer más colaciones y menos comidas formales. Trate que su hijo no coma sólo comidas rápidas. Pregunte qué come en la escuela, averigüe qué se vende en el kiosco del colegio, nada mejor que el ejemplo para colaborar en la formación de hábitos saludables.

lunes, 13 de julio de 2015

ELEGIR = LA FÓRMULA DE LA FELICIDAD








Hacer elecciones responsables marca la diferencia entre crecer y dejarse llevar...

Tenemos la capacidad de moldear nuestra propia vida. ¿Comprendemos cuánto poder encierra esta posibilidad?

La posibilidad de elegir en cada día, a cada momento, es una de las habilidades humanas más sorprendentes. Tan natural parece que muchas veces no es considerada. Sin embargo, nos enfrentamos con muchas oportunidades para hacer elecciones responsables, esas que pueden cambiar nuestra vida... ¿o no?

Pensemos en el primer paso de quienes decidieron recuperarse de su obesidad, dejaron de fumar, o pusieron fin a sus habituales postergaciones... Podrían haber seguido igual, pero optaron por un cambio que les permitió comenzar a andar un camino directo hacia el bienestar físico y espiritual necesario para mejorar su calidad de vida. Claro que el sendero no está libre de obstáculos... Pero, ¿qué aspecto de la vida es sencillo?

Por el otro lado están los que no se animan, aquellos que no usan ese poder personal que tienen. Los que eligen no actuar, los que optan por evitar los cambios ¿No es ésta otra forma de elegir?  

Sin dudas, cuando decidimos no hacer nada, estamos eligiendo...

En estas personas el poder está adormecido. Seguramente tienen anhelos, deseos, metas... pero las postergan. ¿Por qué lo hacen? ¿no fracasa el que ni siquiera intenta estar mejor? ¿No es ya un fracaso el no usar el poder personal de elegir hacer realidad nuestras metas?

Para salir de este círculo vicioso es importante dejar de asociar cambio con sufrimiento. Dejar de vincular el cambio con el fracaso, y empezar a verlo como lo que verdaderamente es: una nueva oportunidad de vivir mejor.

¿Cómo lograrlo? Entendiendo y aceptando que al ponerse en acción y elegir los cambios que creemos más convenientes para la vida podremos encontrar el mejor camino para ser feliz. Aprender de los errores, los fracasos, las barreras, loss aciertos y de los logros:

☼ Fíjarnos metas claras.

☼ Estar atentos.

☼ Organizar cada paso que damos.

☼ Planifiquemos.

☼ Tomemos lo mejor de nosotros y de los demás.

☼ Reinventemos nuevas estrategias para resolver las situaciones que se presentan.



Eso es hacer elecciones responsables. ¿Y quiénes se animan a elegir responsablemente?


☼ Quienes apuestan a algo diferente.

☼ Quienes se aventuran a cada instante.

☼ Quienes salen del confort que significa el no-cambio-nada y se atreven a imaginar una vida mejor.


¿Por qué lo hacen? Simplemente, porque eligen cómo vivir. ¿Puede ver el poder que encierra la elección? ¿No es razón suficiente para festejar? Entonces, mire a su alrededor y ¡celebre!

Mientras estemos vivos tendremos a mano oportunidades de elegir. Y a pesar de lo difícil que puede ser ese tránsito hacia algo mejor, a pesar de las caídas y de algunos sinsabores, el éxito tendrá la medida justa de nuestro esfuerzo. No dependerá de la casualidad, sino el resultado de una manera de pensar y actuar llevada a la práctica a diario. De a 24 horas a la vez...

Eligiendo, siempre.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...