Nuestro objetivo es acompañarlos en el descenso de peso, mediante la reeducación en relación con la alimentación, procurando cambios de hábitos, brindando información, herramientas y técnicas para arribar a un peso saludable y mantenerlo en el tiempo.

martes, 29 de noviembre de 2016

COMER CONCIENTE



Claves para desautomatizar la rutina de comer rápido y mucha cantidad. Aprenda a disfrutar de sus alimentos y firme la paz con la comida.


Cuando nos proponemos adelgazar, generalmente pensamos en hacer dieta, sin detenernos a considerar el modo en que comemos. En general, el esfuerzo se dirige más a modificar la calidad y la cantidad de los alimentos. Sin embargo, si aprende a comer de manera apropiada, podrá lograr un control cada vez mayor sobre la comida que elige.

¿Reconoce en usted hábitos como comer rápido, comer sin disfrutar demasiado la comida y comer todo lo que haya en el plato? ¿Suele comer a los apurones, parado, tenso, mirando la tele, leyendo el diario, mientras trabaja, organiza el día siguiente o discute con sus hijos? Son hábitos que favorecen el descontrol sobre lo que se ingiere. Es importante identificarlos para empezar a cambiarlos poco a poco.

Para ello puede aplicar la técnica del comer conciente. ¿Conciente de qué? De lo que está comiendo, de su respiración, actitud y postura en ese preciso momento. Con todos sus sentidos al servicio del sabor, del aroma, de la textura, de su cuerpo, de sus movimientos…

Una técnica que al comienzo puede resultarle extraña dado que no estamos acostumbrados a comer de ese modo, muy diferente a lo habitual. Verá que es una herramienta util para:

Ayudar a controlar las porciones. Hacer más lento el acto de comer le permite a su cerebro registrar la ingesta y avisarle a tiempo cuándo está satisfecho. Esa señal de saciedad suele pasarse por alto, por ejemplo, cuando se acostumbra a comer siempre hasta terminar todo lo que está servido en el plato.

Disfrutar de la comida. Registrar las sensaciones que provoca el alimento, su sabor, aroma, cambios de textura, temperatura. El comer conciente le permitirá desautomatizar la rutina y recuperar el placer de comer.


TECNICA BASICAS PARA COMER CONCIENTE:


• Antes de comenzar a comer, haga silencio durante 30 segundos. En ese tiempo observe los alimentos: su color, forma, disposición en el plato.

• Acérquese y detecte el aroma. Disfrute lo que siente.

• Imagínese comiendo, bocado a bocado, prestando atención a lo que come.

• Cuando lleve cada bocado a su boca hágalo más lentamente y registre sus movimientos.

• Una vez que haya llevado la comida a su boca deposite los cubiertos sobre la mesa y libere sus manos.

• Mastique y preste atención al proceso. Concéntrese en el sabor de la comida y el acto de comer.

• Siga masticando hasta que el alimento esté totalmente blando. Use esta consistencia del alimento como una señal para tragar.

• Después de tragar, pero antes de poner más alimento en su boca, descanse unos segundos, insertando una pausa en su comida.

• Coma siempre sentado y, de ser posible, en el mismo lugar.

• Bajo ninguna circunstancia coma con las manos; use siempre cubiertos.

• No limpie sistemáticamente el plato; deje, por lo menos, un bocado.

• Coma sin hacer otras actividades como leer, mirar televisión, escribir en la computadora, a excepción de una conversación amable con el resto de la familia. De ser posible, evite durante la comida las discusiones domésticas o cualquier tipo de charla que pueda alterar su tranquilidad y capacidad de dominarse.

• Comience las comidas principales con ensalada o sopa.

• Coma sólo de su plato; jamás pique del plato de los demás.

• Mire la forma en que comen los demás.

• Controle el consumo de alcohol.

Comer en forma conciente es la mejor forma de aprender y dominar las habilidades para comer mejor, disfrutar de los alimentos y firmar la paz con la comida.





viernes, 18 de noviembre de 2016

AGUA Y GASTO CALÓRICO




EL AGUA FRIA O CON HIELO 
AUMENTA EL GASTO CALORICO



No hay otra sustancia tan ampliamente involucrada en diversas funciones orgánicas como el agua. Todas las reacciones químicas de nuestro cuerpo tienen lugar en un medio acuoso, por lo que contribuye al buen funcionamiento de todas las células del organismo.

Actúa como transportador de nutrientes y otras sustancias en el sistema circulatorio, es vehículo para excretar productos de desecho y eliminar toxinas (a través del sistema cardiovascular, el renal y el hepático) y, además, lubrica y proporciona soporte estructural a los tejidos y a las articulaciones.

Otra función destacada del agua es el papel que juega en la termorregulación. La elevada capacidad calorífica del agua permite que nuestro organismo, con más de un 50% de agua en su composición, sea capaz de intercambiar calor con el medio exterior (tomar o ceder) minimizando las variaciones de temperatura, que podrían ser fatales para el funcionamiento de los órganos vitales.

Las personas obesas o con sobrepeso pueden sufrir una retención de líquidos por trastorno circulatorio. La retención de líquidos es uno de los factores ocultos del aumento de peso.

Las causas pueden ser de estilo de vida (sedentarismo), fluctuaciones hormonales (embarazo, lactancia, premenstruación), desequilibrio en la ingesta de bebidas o enfermedades como cirrosis, insuficiencia cardiaca, hipertensión arterial, cáncer o desnutrición. También son causa de retención hídrica los procesos inflamatorios y alérgicos, así como la toma de algunos medicamentos como corticoides, antiinflamatorios o anticonceptivos orales.

Finalmente, las personas obesas o con sobrepeso pueden sufrir una retención de líquidos por trastorno circulatorio, debido al enlentecimiento del retorno sanguíneo y linfático por exceso de peso, principalmente.

Hay alimentos que pueden contener hasta un 90% de agua, la fruta, por ejemplo, tiene un alto contenido en agua, muy importante incluirlas en nuestra alimentación diaria.

Muchas veces, el hambre y los antojos son simplemente un signo de sed. Bebe 2 vasos de agua antes, espera 10 minutos y luego mira si sigues teniendo hambre. Encontrarás que no tienes que comer tanto para sentirte lleno o que los antojos se te pasan del todo.




Beber agua fría absorbe calorías del cuerpo mediante 
una disminución de la temperatura corporal



¿Cómo colabora este nutriente esencial con el control del peso? El consumo de agua en cantidades adecuadas ha demostrado reducir la ingesta diaria de calorías casi en un 10%, y, al mismo tiempo, beber agua ayuda a quemar calorías.

Pero ¿qué entendemos por un consumo adecuado de agua? "Beber entre 2 y 2,5 litros de agua, preferentemente agua pura.




Una forma nutricionalmente saludable de distribuir los 2 a 2,5 litros diarios recomendados sería, a grandes rasgos, 8 vasos de agua pura.



Uno de los estudios más sólidos sobre la utilidad del agua para bajar de peso es un análisis de la alimentación en Estados Unidos, que halló que el consumo de calorías de las personas que tomaban más de 1,5 litros de agua al día era un 9% menor que el de quienes tomaban poca agua.





Tomar agua genera saciedad, y si es con gas, el efecto es mayor.



Por otro lado, son varios los mecanismos por los cuales beber agua incluso ayuda a quemar calorías. Un estudio publicado en la revista The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism mostró que consumir 500 cc de agua incrementa un 30% el metabolismo basal. Basados en esos resultados, investigadores de la Universidad de Virginia decidieron probar si beber 500 cc de agua antes de cada comida ayudaba a que personas en tratamiento por sobrepeso perdieran peso más fácilmente. En comparación con aquellos que sólo hicieron dieta, los que sumaron agua a la dieta perdieron 2 kilos más, promedio, al año.

Ese gasto energético es aún mayor si uno bebe el agua fría o con hielo.

Según el trabajo, el 40% de este efecto termogénico está originado por el necesario calentamiento del agua en el aparato digestivo, que varía de 22 a 37ºC.




¿Cúanta agua estás consumiendo diariamente?






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...