Nuestro objetivo es acompañarlos en el descenso de peso, mediante la reeducación en relación con la alimentación, procurando cambios de hábitos, brindando información, herramientas y técnicas para arribar a un peso saludable y mantenerlo en el tiempo.

martes, 26 de noviembre de 2013

¿CÓMO COMER CONCIENTEMENTE?







Muchas veces, debido a la vida ajetreada que llevamos en estos tiempos que corren, o por costumbre, tendemos a comer muy rápido y sin disfrutar y saborear verdaderamente la comida. Es muy importante que para estar saludables, aprendamos a comer de manera que disfrutemos de los alimentos. Asi podamos registrar qué y cúanto comemos.

Por otro lado, el cerebro tarda 20 minutos en enviar la señal de saciedad al estómago. Pensemos: ¿Cúanto podemos comer en 20 minutos si comemos apurados?

Alentar a dejar de lado los factores de estrés y disfrutar de la comida que estás comiendo, puede ayudar a aprovechar al máximo tus opciones de alimentos, allanando el camino para que realmente aprecies y degustes las cosas.


1. Inhalar y exhalar

Esta es la razón por la que todas las tradiciones de meditación se centran en la respiración: lenta y profunda; incluso la respiración le dice al tronco cerebral que ponga todo el cerebro en un estado de calma. Toma cinco respiraciones profundas de inhalación y exhalación antes de sentarte a la mesa y antes de levantarte de la mesa.


2. Dar gracias

Las partes del cerebro que están asociadas con la gratitud y el reconocimiento no pueden funcionar cuando hay estrés. Pero la buena noticia es que lo contrario también es cierto: Si te centrás en la gratitud, el estrés no puede hacerse cargo de la situación. La gratitud detiene patrones adictivos en el cerebro.


3. Toda la comida es buena

Elimina lo “bueno” y lo “malo” de tu vocabulario de los alimentos. No se puede disfrutar completamente, si estás diciéndote a ti mismo que es malo para ti. No hay tal cosa como un alimento malo o equivocado. Si te deshaces de la lengua crítica alrededor de la comida, se hace menos estresante. Cuando se toman decisiones alimentarias, reemplaza el “debo” o el “no debería” por “elijo”.


4. No repetir situaciones frustrantes

Cuando te encuentres comiendo sin pensar, lo mejor es perdonarse a sí mismo y seguir adelante. Tendemos a recordar lo que hicimos mal, lo que ayuda a producir en nuestra mente mayor estrés. Lo conveniente es aprender de la experiencia, prepararnos mejor para la próxima ocasión, llegar sin hambre a las comidas, para ello hacer frecuencias cortas, tomar mucho líquido, utilizar todas las herramientas que vamos aprendiendo en las reuniones de grupo.







5. Disfrutar de lo que hay en tu plato

Disfrutá lo que elegís comer. Te propongo comer rico, variado, nutritivo y divertido. Comé los cuatro primeros bocados de tu comida lentamente y pon toda la atención en la comida: disfruta los sabores y texturas para que puedas empezar a entender lo que se siente al comer.

Aprendiendo a comer lentamente te asombrarás, verás como no sólo disfrutas y descubris los verdaderos sabores de los alimentos, sino que además comes menos cantidad, ya que te sacias con menos comida, digeris muchisimo mejor y estás en mejor estado para transitar de la mejor manera todo lo que se presente en tu día.

Con energía y buen estado de ánimo. ¿Cúantas veces despúes de comer nos sentimos pesados o agobiados, o por pasar mucho tiempo sin comer nos duele la cabeza y nos cuesta llegar al final del día con energía?

Por otro lado, comiendo de está manera no sólo contribuirás a mantener un peso saludable sino a vivir la vida de otra manera, ya que es una forma de darte tu lugar en la vorágine de lo cotidiano, es priorizarte, es registrarte, es elejir.

Te permitirá bajar los niveles de estrés, ordenar tu día y vivir cada momento desde otro lugar.

Tengamos presente que somos lo que comemos...

Te propongo que te animés a hacer la experiencia de comer de está manera, ¿Qué te parece? Vale la pena intentarlo.



Maria Isabel Garcia








miércoles, 20 de noviembre de 2013

20 DE NOVIEMBRE: DIA DE LA LUCHA CONTRA LA OBESIDAD







Desde hace 8 años y a manera de un pequeño llamado de atención a las sociedades, se instauró el Día de la obesidad; propuesta que en algunos países está cobrando cada vez mayor vigencia.

UNA NUEVA EPIDEMIA

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido recientemente la obesidad como “la mayor epidemia del siglo XXI”, lo que nos da una idea de la importancia de esta enfermedad. Según sus estimaciones, en la actualidad hay mas de 250.000.000 de personas obesas y para el año 2025 prevé que se alcancen los 300 millones. Por ello, hay que dar su justa importancia a esos kilos de más que pueden repercutir negativamente en nuestra salud.

La obesidad no es, como cree mucha gente, sólo un problema estético. La obesidad es un grave problema de salud pues es uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares. Además, las personas con obesidad ven reducida dramáticamente su calidad de vida, disminuye su capacidad de hacer determinadas actividades cotidianas y ven como este problema puede afectar a veces incluso a sus relaciones sociales y a su vida laboral.

Argentina figura en el puesto 7 entre las 10 naciones con más personas gordas del planeta. El 53 por ciento de la población es obesa o tiene sobrepeso, y tiene diabetes, colesterol alto e hipertensión, con riesgo de mortalidad prematura de la mano de las enfermedades cardiovasculares.

Un estudio reciente se ocupó de averiguar en qué grado los hábitos que componen el estilo de vida de un país tienen una profunda raíz social, económica y cultural y cómo estos hábitos pueden ser los responsables de convertir a una nación en la más gorda (o delgada) del planeta.

China es otro ejemplo: el índice de personas con sobrepeso y obesidad escaló del 6 al casi 35 por ciento en los últimos 30 años, lo que afecta negativamente la economía del país debido a los costos sanitarios asociados a la atención médica de esta enfermedad y sus complicaciones.

El desafío es claro: la obesidad impacta negativamente no sólo sobre la salud de la población sino, además, sobre el sistema económico y sanitario de cada nación debido al tratamiento de las múltiples complicaciones de la enfermedad

Presidencia de la Nación promulgó la ley 26.396 (el 13.08.2008). No obstante, objetó (Decreto 1395/2008) los artículos 5, 11, 20 y 21 (el 02.09.2008). 

El número 11 exige incluir la leyenda “el consumo excesivo es perjudicial para la salud” en las promociones publicitarias de los comestibles con elevado contenido calórico y pobre en nutrientes esenciales. El Poder Ejecutivo argumentó: “Que resulta difícil encontrar ejemplos de un alimento que por sí solo cumpla con los requisitos de elevado contenido calórico y pobre en nutrientes esenciales. No existe un valor o un umbral que clasifique a un alimento como de "elevado o bajo valor energético", cada alimento aporta una cierta cantidad de calorías por porción, y de acuerdo a las necesidades diarias de energía se pueden consumir más o menos porciones de ese alimento...”

Marcelo Blanco, abogado especialista en responsabilidad médica, retrucó en la publicación Nº 23 de la Revista Obesidad de SAOTA: “Las objeciones del Ejecutivo para con la norma parecen ser mas directivas de las grandes corporaciones (alimentarias y farmacéuticas) que verdaderas motivaciones para evitar que determinados alimentos tengan la leyenda que ordenaba la ley en su texto original.”

Mientras estos índices siguen creciendo, la ley de obesidad 26.396, sancionada por el Congreso argentino en 2009, que reconoce la gravedad de la afección y dispone su cobertura en el plan médico obligatorio (PMO) por obras sociales y prepagas, sigue sin ser puesta en práctica en forma efectiva, por lo cual su aplicación es parcial. Conquistar un peso sano es posible, y prevenir la enfermedad, también. Pero es necesaria la intervención del Estado y las políticas acordes para evitar los estragos de la epidemia. Hasta que la norma no se cumpla en su totalidad tendremos el futuro hipotecado.











sábado, 16 de noviembre de 2013

CREPES COLORIDAS





4 PORCIONES

INGREDIENTES:

2 huevos
1/2 atado de espinacas cocidas al vapor y picadas
2 cdas. de harina
2 cdas. de leche en polvo descremada
4 cdas. de leche fluida descremada

RELLENO:

4 cdas. de queso blanco descremado
2 cdas. de granos de choclo amarillos
1 zanahoria rallada
4 rodajas de tomate
2 cdas. de pencas blancas de apio picadas
4 hojas de lechuga

SALSA:

4 cdas. de queso blanco descremado
1 cda. de aceite de oliva
1 morrón asado, pelado y sin las semillas

PARA DECORAR:

2 cdas. de perejil fresco picado

PREPARACION:

Salsa: Licuar el queso blanco con el morrón y el aceite.

Preparación: Licuar los ingredientes para las crepes, calentar una panquequera, retirarla de la hornalla y cubrirla con rocío vegetal. Realizar las crepes y colocarlas en un plato a baño de María para que se mantengan tiernas.

Relleno: Mezclar el queso blanco con los granos de choclo, el apio y la zanahoria. Untar las crepes, acomodar encima las rodajas de tomate y las hojas de lechuga y doblar en dos.

Servir cubiertas con la salsa de morrón y salpicar con perejil.

INFORMACION NUTRICIONAL POR PORCION:

Aportes nutricionales: hidratos de carbono, proteínas, fibra, baja cantidad de grasas, vitamina A, C, D y del complejo B, betacarotenos, potasio, calcio, hierro, fósforo, magnesio y sodio.
Tiempo de elaboración: 30 minutos.
Tiempo de cocción: 20 minutos.

175 calorías por porción.


jueves, 14 de noviembre de 2013

Dia Mundial de la Diabetes










Hoy, 14 de noviembre, se celebra una vez más el Día Mundial de la Diabetes, un trastorno metabólico caracterizado por el incremento del nivel de azúcar en sangre, que hasta el momento no tiene cura, y que si no es controlado va dañando progresivamente retina, riñón y corazón, y aumenta el riesgo de amputaciones no traumáticas.

La diabetes se desarrolla por la ausencia o insuficiencia de la producción de insulina, hormona encargada de que el azúcar pase del torrente sanguíneo a los tejidos. En nuestro país, la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo mostró que el 9 por ciento de los adultos la padecen. Es considerada una epidemia debido fundamentalmente a que afecta al 7,4 por ciento de la población mundial. Se calcula que para el año 2025 esa cifra alcanzará el 30 por ciento.
Diagnóstico y tratamiento

La mitad de las personas que padecen diabetes en la Argentina no lo sabe. Si bien hay algunos síntomas o signos de la diabetes que están más difundidos -entre ellos el tener sed en exceso, u orinar con demasiada frecuencia - los cuales por supuesto deben impulsar la consulta al médico, existen otros factores a los que es importante prestarles atención. Por ejemplo, los antecedentes familiares de diabetes tipo 2, la obesidad, el nivel de glucemia superior a 100 mg/dl, los antecedentes de diabetes gestacional y los triglicéridos elevados en sangre.

Cuando están presentes algunos de estos factores, el médico tratante debe indicar la realización de un análisis de glucemiaen  sangre, en ayunas, no una sola vez sino en dos oportunidades.

Si la glucemia se encuentra por encima de 126 mg/dl el diagnóstico se confirma, mientras que entre 100 y 126 mg/dl, se dice que el paciente tiene prediabetes, en cuyo caso es vital la intervención inmediata para evitar que la enfermedad progrese.

En caso de que la persona tenga diabetes, hay que explicarle qué tipo de enfermedad presenta, así como también cuáles son sus características principales.

Existen dos tipos de diabetes: la diabetes tipo 1, que puede ocurrir a cualquier edad pero generalmente se manifiesta en la niñez o adolescencia, tiene inicio agudo, progresa rápidamente y requiere de insulina; y la diabetes tipo 2, más conocida como diabetes del adulto o no insulino-dependiente. Ésta es la más común y representa un 80 ó 90 por ciento de los casos de diabetes.

Una vez establecido el cuadro en su totalidad, hay algunas medidas que deben ponerse en marcha sí o sí, más allá de si se utiliza insulina o no. Por ejemplo, es importante indicar un plan alimentario, así como actividad física regular y programada. También hay que programar mediciones de glucemia, presión y colesterol normales, sin olvidarse de la realización de un examen de fondo de ojo una vez al año.

También es necesario realizar análisis de orina al menos una vez al año para evaluar si hay pérdida de proteínas, y cumplir con el control de los pies y del corazón, dado que en las personas con diabetes la posibilidad de sufrir enfermedades coronarias es entre 2 y 4 veces mayor que en aquellas que no padecen la enfermedad.

Es importante resaltar que, una de las estrategias para el manejo de la diabetes, es incluir a los familiares en programas de apoyo para mejorar su conocimiento y actitud sobre la enfermedad y así ayudar al paciente con el seguimiento de su tratamiento.

Una vitamina que funge como coadyuvante en el tratamiento para la diabetes es la vitamina B6, pues disminuye los requerimientos de insulina, aumenta la tolerancia a la glucosa y retrasa el comienzo de complicaciones vasculares y la neuropatía.

Es esencial mantener una dieta adecuada en combinación con actividad física para apoyar en el tratamiento de la diabetes, y así lograr una sinergía positiva para controlar el nivel de glucosa en la sangre.

¿Alguien cercano a ti padece diabetes?

lunes, 11 de noviembre de 2013

ALIMENTOS PARA LA ARTRITIS








El término artritis sirve para designar la existencia de inflamación en alguna articulación. Cuando hablamos de artritis, no nos referimos a una causa única, pues existen más de 100 enfermedades diferentes que pueden causarla. ...

Las personas que viven con artritis deben de comer alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3, vitamina C, betacaroteno, así como selenio y bioflavonoides, que son capaces de disminuir los síntomas de la artritis.



Alimentos con ácidos grasos Omega-3

Los ácidos grasos omega-3 son muy beneficiosos para las personas con artritis; el aceite de oliva virgen extra contiene ácidos grasos omega-3,que son antioxidantes que protegen a las células contra la inflamación por citocinas y enzimas que erosionan el cartílago articular. (Tener en cuanta cual es la porción adecuada, si está realizando un plan de alimentación para bajar y mantener un peso saludable).

El resultado final es la disminución del dolor, de la fatiga, de la inflamación de las articulaciones y del dolor, y un aumento de la amplitud del movimiento y menos dolor en general. Además del aceite de oliva virgen extra, otras fuentes son el salmón,  huevos, soja y nueces.


Alimentos con vitamina C

Alimentos con altos niveles de vitamina C, son esenciales en la dieta antinflamatoria para tratar la artritis, como fresas, kiwis, cítricos, ananá, papaya, brócoli, coles de Bruselas, pimientos. La vitamina C es un antioxidante que trabaja contra los radicales libres que dañan las células.


Alimentos con betacaroteno

Las personas que padecen artritis pueden beneficiarse de las frutas y vegetales con betacaroteno, ya que son capaces de aumentar el nivel de betacriptoxantina en el cuerpo; las personas que tienen bajo niveles de este compuesto pueden dsarrollar artritis inflamatoria. Estos alimentos son frutas y vegetales de color naranja o amarillo, como zanahorias, calabazas, melón, duraznos, mandarinas, maíz y pimientos.


Alimentos con bioflavonoides

Los bioflavonoides, son otro elemento antioxidante clave en la dieta antinflamatoria, ya que a veces proporcionan un alivio similar al de los procesos inflamatorios. Hay que destacar grosellas negras, arándanos, cacao en polvo, manzanas sin piel, cebolla, col rizada, puerros y tomates cherry.


Alimentos con selenio

El selenio es un protector antioxidante celular y es importante en el tratamiento de cáncer, ceguera, cataratas y enfermedades renales, y disminuye el riesgo de desarrollar diabetes. El selenio se encuentra en productos de trigo integral, mariscos, atún claro, pavo, carne de vaca sin grasa.


Los síntomas de la artritis pueden afectar  la capacidad de trabajo y  las actividades cotidianas. Es importante incluir en la dieta alimentos convenientes para  poder ayudar a controlar la enfermedad. 




lunes, 4 de noviembre de 2013

CAMBIAR HABITOS, LA CLAVE PARA BAJAR DE PESO Y MANTENESE




Tiene algunos kilos de más, sube a la balanza y decide cuánto quiere bajar. Y luego, generalmente, se pone una fecha límite. ¿Resuelto el problema? Aún no: resta saber cómo hacerlo y llevarlo a la práctica.

Muchas personas dan rienda suelta a su ansiedad y tratan de eliminar de plano su sobrepeso a través de dietas y métodos que terminan perjudicando su salud:


► Ayunar durante varios días o comer muy poco.

► Eliminar totalmente de la dieta ciertos alimentos, como los dulces, por ejemplo, y desearlos constantemente durante ese lapso.

► Abandonar los alimentos con fama de engordantes, como las famosas cuatro P: pan, pastas, papas y postres.

► Adherir a algún programa del tipo "adelgace 7 kilos en una semana".

► Recurrir a pastillas que reducen el apetito, generalmente anfetaminas.


Ninguno de estos recursos suele ser efectivo para bajar de peso y mantenerlo en el tiempo. ¿Por qué? Porque este tipo de dietas dividen los alimentos en dos: los que usted puede comer para adelgazar y los que comen los demás.

Usted separa sus alimentos "permitidos" en un recipiente en la heladera y vacía su cocina de cualquier otro. Comienza a tener miedo de ir a lugares donde los demás alimentos abundan: el supermercado, la panadería, la confitería, el restaurante, la fiesta de cumpleaños de su amiga… A veces ni siquiera quiere cocinar, por temor a tentarse.

Resultado: MAS HAMBRE...

La restricción continua de alimentos suele causar una mayor sensación de hambre, que además es constante, y el saldo es inevitable: volver a comer, con culpa, y recuperar el peso perdido, y a veces incluso, algunos kilos más. Es lo que conocemos como "efecto rebote".

Las dietas restrictivas tratan a los alimentos como enemigos y a usted como si fuera un niño que no sabe elegir y que necesita ser controlado. Adelgazar se convierte entonces en una especie de castigo, que usted a veces siente que merece, porque volvió a aumentar de peso.  

Esquemas basados en la prohibición y la restricción no favorecen su salud física, mental y emocional y, al contrario, refuerzan los hábitos poco saludables.


Si usted ha tenido sobrepeso durante mucho tiempo o sufre de obesidad, necesita un nuevo panorama respecto de cómo hacer dieta y cómo mejorar su salud. Hacer dieta no significa renunciar al placer que le brinda una comida que le gusta. Aunque usted no lo crea, puede disfrutar de los alimentos, se puede disfrutar de una dieta. La clave está en aprender una nueva manera de comer que lo ayude a mantenerse en el peso adecuado y contribuya a mejorar su salud y bienestar general.

La forma, la cantidad y los alimentos que usted consume forman parte de sus costumbres. Por eso, intentar cambiar de un día para el otro la manera de comer es una propuesta difícil de cumplir, o por lo menos, de sostener. Lo más probable es que esta autoimposición de nuevos hábitos funcione durante cinco o diez días, pero después todo vuelve a la normalidad.

Piense en algo cotidiano, como ducharse, por ejemplo. Usted tiene una organización ya creada: el jabón, el champú, el cepillo, el toallón, la ropa, su peine o cepillo, el secador para el cabello, la alfombrita al salir de la ducha, etcétera. Todo está dónde y cómo a usted le gusta, o le resulta cómodo, para su cuidado personal. Esta rutina simple, como tantas otras, se termina de armar generalmente entre los veinte y treinta años de edad. Después se repite automáticamente, sin necesidad de pensar conscientemente cada paso.

Póngase ahora en el lugar de quien necesita hacer una dieta para adelgazar y mantenerse. Para tener éxito, tendrá que cambiar hábitos alimentarios que fueron construidos a lo largo de toda la vida, que fueron incorporados con placer, utilizando sus sentidos: la vista, el olfato y el gusto. También será necesario hacer cambios en la manera de comprar, preparar y servir los alimentos, la forma de comer y el tiempo que se le dedica. Esto incluye una nueva manera de distribuir las comidas, adaptarse a cantidades diferentes y a una mayor variedad de alimentos.

Darle a usted una dieta o un plan de alimentación y esperar que cumpla las indicaciones al pie de la letra gracias a nuestro poder de persuasión o porque somos muy convincentes, implica efectivamente un riesgo. Es preciso acompañarlo a construir su "autocuidado responsable". Esto es, a que usted pueda ir progresivamente reemplazando esquemas mentales que ya no le sirven por otros que sean útiles hoy, para su actual necesidad. Hay que desactivar costumbres viejas y reemplazarlas por esquemas nuevos más sanos.

Y para ello es necesario su compromiso. El poder lo tiene usted: está en sus manos decidirse por una vida más agradable y satisfactoria o conformarse con esos kilos que tanto le molestan.




viernes, 1 de noviembre de 2013

EL DELICIOSO POSTRE DE TAMARA









RICO Y NUTRITIVO, FACIL DE HACER.

Tamará una compañera del grupo de los sábados, nos comparté este exiquisito postre para disfrutar en cualquier reunión social, en su caso lo preparó para el Día de la Madre y toda su familia lo comió y disfrutó.

Lo maravilloso que en 20 minutos no había más postre y sobró el helado común que alguien compró para ese evento.

TAMARA:

"Para el día de la madre preparé este postre.

Lleva: 2 paquetes de mousse Dulri(se consigue en las dieteticas)
está mousse tiene 47 calorías por porción.

400 cm cubicos de leche descremada.

10 frutillas picadas.

Almendras tostadas.

Hice la mousse según las instrucciones de la caja le tiré las almendras picadas y las frutillas.
Se terminó a los 20 minutoa y sobró helado"

Así de vistoso me salió!!!!

Una buena opción para este fin de semana.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...